TOP 5 Marvel: Lo PEOR de lo MEJOR

Seguimos con nuestra semana dedicada a Marvel. Ya te contamos cómo manejarte en el Universo Marvel y ahora nos sumergirnos en él con un listado controversial: cuáles son, para nosotros, las 5 mejores películas del MCU. No contentos con eso, buscamos el mayor problema que cada una de estas produciones tenía (sí, no son infalibles!) y las ordenamos de forma creciente de acuerdo a la gravedad que, creemos, este error presenta para la historia de cada película.

Los problemas o incoherencias existen en cada película y el MCU no está libre de éstos. Lo que buscamos con esta nota es resaltar la importancia y gratificación emocional que estas producciones nos brindan, y que, a pesar de sus errores, no nos cansamos de disfrutarlas una y otra vez.

NO INCLUÍMOS a Civil War. Esta nota tiene mega spoilers de cada película que menciona y no sería justo para quienes no la vieron aún.

Esto es lo peor de lo mejor de las películas de Marvel.

5. Ant-Man

Cronológicamente, la gestación de Ant-Man antecede a todo el universo Marvel. En 2003 Edgar Wright (Shaun of the Dead, Scott Pilgrim vs. The World) tuvo una pequeña idea (sí, no podíamos no hacer el chiste!) sobre cómo llevar a este súperhéroe a la gran pantalla y comenzó a trabajar en ella. Pero el desarrollo llevó más de lo esperado y para el momento en que estaban a punto de comenzar a filmar, el MCU ya estaba establecido y éste seguía ciertas directrices que desentonaban con la impronta autoral de Wright. En 2014 Marvel, entonces, anuncia que Wright dejaría el proyecto y Peyton Reed, un director del palo de la comedia (Bring It On, Down With Love) es nombrado como su sucesor. Los fans temieron lo peor pero una vez más la magia de Marvel pudo más y en 2015 fuimos testigos de una de las mejores películas del MCU.

El Problema: Es Iron Man en miniatura

Un sujeto de pasado tumultuoso, después de pasar por un punto bajo/oscuro de su vida (prisión/cueva) decide cambiar y ser algo más. Este personaje es, esencia alguien de buen corazón, pero a la vez es un sabelotodo que siempre busca tener la última palabra en la escena. Con la ayuda de un traje súper tecnológico combatirá a un empresario sin escrúpulos. El plan del villano? Desarrollar una tecnología en base a los avances del traje que viste el héroe, militarizarla y venderla al mejor postor para hacerse (más) rico. Esta tarea no resulta sencilla y varios intentos fallidos nos muestran la frustración de este siniestro hombre de negocios. Ah, y encima es fundamental que el némesis sea pelado. Para desgracia del protagonista, la versión del traje que ostenta el villano es, en apariencia, un desarrollo mucho más avanzado. Les suena familiar?
Una buena síntesis visual de lo que fue, para Marvel, la producción de esta película.

4. Iron Man 3

Con Iron Man 3, Marvel cambió la fórmula de su saga más taquillera a la fecha. Después de la producción conflictiva de Iron Man 2 (2010), Jon Favreau le entregó las riendas de la dirección a Shane Black, histórico guionista de acción en los 80s y 90s (y que ya había dirigido a Robert Downey Jr. en Kiss Kiss Bang Bang). Si bien mantuvo el tono de comedia de acción de las primeras dos películas, Iron Man 3 logra por momentos ser soprendentemente seria y oscura en su retrato del estrés postraumático de Tony Stark (recordemos que venía de caer a través de un portal interdimensional durante la batalla de New York en Avengers).

El Problema: El Villano

Muchos fans atacaron a Iron Man 3 por el retrato que hace del Mandarín, villano histórico del superhéroe en los cómics. Pero nuestra crítica no pasa por ese lado: el Mandarín es un villano anacrónico basado en estereotipos racistas, al igual que el Dr. No, Fu Manchú y Ming, el némesis de Flash Gordon. En el signo XXI, un villano no puede ser una caricatura racial. De hecho, desde fines de siglo pasado Hollywood viene buscando cambiar: las adaptaciones animadas de los 90s de Flash Gordon, James Bond y el propio Iron Man trataron de reducir el racismo haciendo “verdes” a sus villanos (con buenas intenciones pero resultados debatibles). Incluso, más allá de la corrección política, Iron Man 3 es una coproducción china: el Mandarín en su versión original es impensable en ese contexto.

Por lo tanto, el giro del Mandarín nos parece perfecto, y Ben Kingsley es desopilante en ese papel. Nuestro problema es con Aldritch Killian (Guy Pierce): por enésima vez, el villano de Iron Man es su clon siniestro. Tanto Iron Monger (Jeff Bridges) en Iron Man como Justin Hammer (Sam Rockwell) en Iron Man 2 eran empresarios inescrupulosos con intenciones de hacerse (más) ricos vendiendo supertecnología militar. En Iron Man 3, después de prometer un líder terrorista como el Mandarín, el verdadero villano termina siendo… un empresario inescrupuloso con intenciones de hacerse (más) rico vendiendo supertecnología militar. Vamos Marvel, sabemos que les sobra imaginación como para que SIEMPRE tengan que volver al mismo lugar.

Iron Man 3 Tony Stark/Iron Man (Robert Downey Jr.) Film Frame ©Marvel Studios 2013

 

3. Guardians Of The Galaxy

Gracias a Joss Wheedon no sólo tuvimos una de las mejores películas de superhéroes de la historia sino que fue él quien sugirió que Marvel contrate a James Gunn (cuyos cv incluye films de temáticas tan variadas como Scooby-Doo y Slither) para tomar las riendas de Guardianes de la Galaxia (2014). El film, una ópera espacial con superhéroes desborda comedia y acción y su filiación artística con vacas sagradas del cine como Indiana Jones o Star Wars es evidente. Personajes ignotos como Peter Quill/Star Lord (Chriss Pratt), Gamora (Zoe Saldana), Drax (Dave Bautista), Rocket Rackoon (Bradley Cooper) y, especialmente, Groot (Vince Diesel) pasaron a ser moneda corriente en el lingo marveliano.

Y no, no nos olvidamos de la banda sonora, simplemente creímos que ésta se merecía un párrafo aparte. La música de esta película es una pieza clave para entender el masivo atractivo que tiene el film. Cada tema fue elegido con el criterio que debía tratarse de algún hit aparecido en la lista de Billboard durante los 70’s. El motivo? Esa sería la música que hubiera escuchado la madre de Peter cuando era adolescente y que ahora quiere transmitir a su hijo.

El Problema: La inconsistencia de los poderes de las Gemas Infinito

Sería fácil marcar el problema del villano como en toda película de Marvel, donde siempre nos encontramos con personajes poco interesantes y sin motivaciones reales (dejando de lado a Loki y Red Skull, claro). Lee Pace hace lo que puede al interpretar a Ronan, el Acusador pero no hay demasiado de donde tomar.

Pero la inconsistencia propia de este film radica en la Gema del Infinito. Como excusa narrativa está perfecta, la gema funciona al nivel de los planos de la Estrella de la Muerte en Star Wars o las esferas del dragón en Dragon Ball. El lío se arma por la relevancia narrativa que le asignan en la historia: todo lo que sucede está atado a la gema, cada escena, cada conflicto relevante y casi cualquier revelación importante sobre nuestros personajes. Y la única manera de que tal protagonismo funcione dentro de la trama es construir las leyes internas de esta “excusa” (Gema del Infinito) de forma sólida, indestructible. Pero dicha lógica interna escapa a nuestra comprensión.

Nos cuentan que si tocamos la gema su poder nos consume, tal y como le pasa a la asistente del Coleccionista (Benicio Del Toro) cuando se suicida al sostener el artefacto mágico. Pero luego Ronan maneja la gema si problemas cuando la incrusta en su martillo. Además, nos aseguran que tiempo atrás un grupo de sacerdotes trató de controlar el poder de la joya uniendo sus manos y dispersando su poder, cosa que fue demasiado para ellos y terminaron implosionando. Esto, sin embargo, no parece ser un problema para Star Lord y sus compañeros cuando, en el final, juntan sus manos para controlar al artefacto y derrotar a Ronan. Dios está en los detalles, dicen, pero acá nuestra deidad se llama Marvel y nosotros, simples mortales, nos vemos reflejados en esas imperfecciones. Por eso bancamos a Guardianes de la Galaxia.

guardians-of-the-galaxy-590

 

2. Avengers

Cuando Nick Fury (Samuel L. Jackson) apareció en la escena post-créditos de Iron Man, allá lejos por el año 2008, nos volvimos locos. Esa pequeña escenita puso en movimiento el que tal vez fuera el proyecto cinematográfico más ambicioso de la historia: crear un universo compartido en el que convivieran personajes de distintas franquicias para después unirlos y transformarlos en un equipo. Ese sueño se concretó con Avengers (2012), película que combinó a Iron Man, Capitán América, Hulk y Thor (junto a personajes sin propias películas como Black Widow, Hawkeye y, el ya mencionado, Nick Fury)
Avengers fue una fiesta. No sólo está en el panteón de las mejores películas de superhéroes, es una brillante culminación a media década de trabajo construyendo los cimientos del Universo Cinematográfico Marvel. Sin embargo…

El Problema: Asgard (y los Chitauri)

La mayoría de las películas individuales de los Avengers encajan perfectamente con su film colectivo. La gran excepción es Thor (2011). En el final de esa película, en la confrontación entre Thor (Chris Hemsworth) y su hermano Loki (Tom Hiddleston), resulta destruído el Bifrost, el “puente de arcoiris” que actúa como portal dimensional para los asgardianos. Loki cae al vacío, presumiblemente a su muerte. Thor sobrevive, penando porque no puede volver a la tierra a ver a su amada Jane Foster (Natalie Portman).

Pero en Avengers, la historia inmediata posterior en traer a Thor al MCU, nos enteramos que Loki no sólo sobrevivió sino que fue rescatado por alguien que le asignó una misión: comandar a los Chitauri, una fuerza de invasión interdimensional, con el objetivo de conquistar la Tierra. No sólo eso, sin muchas explicaciones descubrimos que le dieron como arma un cetro equipado con una Gema del Infinito (que, como dijimos en Guardianes de la Galaxia, es uno de los objetos más poderosos del Universo). En fin, eso es raro pero pongámosle que es comprensible. El problema llega a la media hora de comenzada la película cuando Thor hace su aparición en la tierra. Loki trata de justificar la incoherencia estructural diciendo que Odín “habrá gastado una cantidad incalculable de energía oscura”. Pero vamos: es un burdo parche narrativo que contradice algo que, como marcamos más arriba, había quedado claro en Thor.

Párrafo aparte: los Chitauri nunca son demasiado explicados, parecen ser híbridos biológico/mecánicos. Lo más sorprendente es que todos mueren apenas Iron Man desvía un cohete nuclear a través del portal interdimensional por el que llegaron. Es como si el que los diseñó nunca hubiese visto Star Wars: Episodio I… de haberlo hecho, se hubiera dado cuenta de la terrible falla de diseño que implica su falta de autonomía.

“Marvel's The Avengers” From L > R ROBERT DOWNEY JR., JOSS WHEDON, CHRIS HEMSWORTH, CHRIS EVANS Ph: Zade Rosenthal © 2011 MVLFFLLC. TM & © 2011 Marvel. All Rights Reserved.

1. Capitán América y el Soldado de Invierno

La gran campeona del MCU (por lo menos en la opinión de quienes hacemos Era Nuestro Planeta) es la segunda aparición en solitario del Capitán América. En esta película veremos a Steve Rogers intentando adaptarse a la sociedad del siglo XXI después de haber pasado casi 70 años congelado en el Ártico. Empleado por SHIELD, su patriotismo “a la antigua” choca contra los métodos modernos de la principal agencia de inteligencia del mundo. Por supuesto, la trama le dará la razón a Rogers: SHIELD está infiltrada por HYDRA, la organización secreta pseudo-nazi creada por Red Skull en los ’40s. Bajo este liderazgo corrupto, SHIELD planea ejecutar un plan que combina dos terrores muy contemporáneos: el peligro del espionaje electrónico permanente por parte de Estados y corporaciones y el uso militar de drones. Utilizando tecnología Stark, Hydra busca utilizar una nueva generación de Helicarriers para ejecutar instantáneamente a toda persona del mundo que pueda representar una amenaza a la seguridad… de Hydra, obviamente.

El Problema: Ignorar todo lo sucedido en el MCU a la fecha

Después de 8 películas, los realizadores Joe y Anthony Russo nos piden que, para esta 9na producción, nosotros, los espectadores, ignoremos por completo todo lo acontecido en el MCU a la fecha. Todo el Universo Marvel se trató, hasta este estreno, de plantar ideas, situaciones, personajes en el fondo de ciertas películas que serían retomadas luego y recompensarían a la audiencia por su fidelidad y astucia al percatarse de dichos fragmentos (favoreciendo, además, las repetidas vistas de cada película). Deliberado o no, esta técnica funcionó a la perfección y durante 6 años Marvel tuvo cautivo a un público que se deleitaba con el desafío.

Con la llegada de Winter Soldier, Marvel hace borrón y cuenta nueva tanto para su universo como para con la audiencia. Cómo? Si HYDRA lleva más de 60 años infiltrada en SHIELD entonces sus miembros participaron de eventos que, a la larga, repercutirían en su contra cuando la organización resurgiera de las sombras. HYDRA fue parte activa, en su condición de infiltrados, en la puesta en marcha la Avengers Iniciative algo que, de concretarse, sería perjudicial para los infiltrados de la organización criminal. Además, podrían haber robado el Tesseract, el objeto de la obsesión del fundador de HYDRA, Red Skull, en numerosas oportunidades.

En conclusión, la razón por la que Winter Soldier se lleva nuestro premio mayor residen en el salto al vacío propuesto por Marvel. Si bien el Cap. busca incansablemente que su amigo de la infancia, Bucky, lo recuerde (así como toda su vida pasada), los hermanos Russo buscan desesperadamente lo contrario con este film. Se infiltran en la delgada membrana de la narrativa marveliana, la alteran y la pervierten; nos hacen cómplices en el camino y salen indemnes e, incluso, ovacionados al brindarnos un producto de calidad soberbia.

Captain America Winter Soldier Movie Stills

 

Seguinos en Twitter

2 Trackbacks & Pingbacks

  1. ¡Era Nuestro Planeta! Podcast, Episodio 3 – ¡Era Nuestro Planeta!
  2. TOP 5: Curiosidades sobre Harley Quinn – ¡Era Nuestro Planeta!

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*