The Flash: Las paradojas de jugar con los viajes en el tiempo

Paradox, no sólo es la continuación natural del arco iniciado la semana pasada en “Flashpoint” sino que, además, el título funciona como síntesis perfecta de los problemas argumentales con los que los guionistas y nosotros, la audiencia, nos enfrentaremos el resto de la temporada.

Primero, un breve repaso del argumento del episodio: Barry, después de dejar la realidad de Flashpoint y volver a lo que él consideraba su “línea de tiempo” descubre que esto no es así, que el tiempo no es lineal y que jugar con las líneas temporales tiene sus consecuencias que afectan tanto al Team Flash, comoal Team Arrow y, estimo, al resto de las realidades del CWverse.

Esta “nueva” realidad llega a nosotros a través de la narración que Barry le hace a Felicity de todos los cambios y problemas que tuvo desde el final de la temporada pasada hasta su llegada a esta nueva línea de tiempo “paradójica”. La necesidad de poner a la audiencia en el mismo nivel de entendimiento que nuestros personajes requería un grado de astucia que los guionistas supieron demostrar: al convertir a Felicity, una de las personas más inteligentes del CWverse, en la interlocutora de Barry y mostrarla confundida, nos da pie a nosotros, la audiencia, para sentirnos identificarnos y no sentirnos alienados.

A partir de allí, todo resulta cuesta abajo. Ojo, no me pareció un mal capítulo, pero estuvo flojo tanto en el aspecto “emocional” (Barry y la relación con sus afectos y las consecuencias que éstos viven por culpa de su egoismo) y en lo “superheroico” (la presentación y pelea con The Rival). Los problemas personales que se presentan en esta nueva realidad en el seno del Team Flash están explicados a las apuradas, todo parece muy superficial. Sólo basta un discurso de Iris para hacerlos cambiar de opinión? Me parece bastante forzado. Es un episodio cargado de explicaciones por todos lados, de las cuales identifico dos variantes: las que explican la “ciencia” del capítulo (viajes temporales, lineas paralelas), que son parte obligatoria casi del género, y aquellas sobre explicaciones en las que los personajes justifican a viva voz cómo se sienten y por qué se sienten así (no sea cosa que la audiencia no sea capaz de entender sutilezas o subtextos!).

Por otro lado, en lo que respecta a la “acción”, el episodio nos trae nuevamente a The Rival, con su origin story en esta nueva línea de tiempo cortesía de Alchemy (o Dr. Alchemy como lo re-bautiza Cisco en el final). Está buena la idea de un villano reclutando secuaces y otorgándole poderes y que, además, estos nuevos enemigos sean, en última instancia, producto de las acciones de Flash al alterar la línea de tiempo. Es un tópico que funciona bien en el género de superhéroes: por culpa de algún acto que lleva a cabo el héroe, éste es responsable de la aparición de sus propios enemigos. Pero, en última instancia, The Rival resulta un villano del montón, sin una caracterización coherente y bastante forzado. Desde cuando un velocista que recién adquirió sus poderes puede derrotar a alguien que lleva 3 años acuestas manejando la Speedforce?

flash-paradox-feltonOtra de las consecuencias de jugar con las líneas de tiempo con la que tiene que lidiar Barry: Julian Albert (Tom Felton). Se trata de otro CSI con el que ahora comparte laboratorio y con el que se llevan muy mal mutuamente, a pesar de que al resto del Team Flash parece agradarle. Si bien el actor tiene el carisma y la habilidad actoral suficiente para presentarnos un personaje con bastante potencial que puede resultar un buen friennemy (amigo/enemigo). Lo que sí espero es que no vayan por el camino Jay Garrik/Zoom de la temporada pasada y que Felton termine jugando el rol de un villano central. Sería interesante, para variar, tener a alguien que rechace sólo a Barry como persona y no a Flash como superhéroe.

Otro de los puntos que podría haber sido trabajado de mejor manera es la aparición de Jay Garrick (Tierra 3) ahora en su rol de nuevo consejero de Barry. Lamentablemente, esta secuencia podría haber sido trabajada de mejor manera y queda forzada y en vez de aprovechar el rol paternalista/mentor que tiene el personaje con Barry funciona como un dispositivo narrativo para arrojar nuevas explicaciones científicas de los líos argumentales en los que Barry (y los guionistas) están metidos. Asimismo, este punto queda marcado con un asterisco con la expectativa de ver cómo sigue esta relación y si logran darle una presencia más sólida al personaje de Garrick quien, en los cómics, es una figura central para la maduración de Barry.

Así, con sus inconsistencias, este episodio me resultó más desparejo que el anterior. En ambos se nota una necesidad de condensar el argumento, siempre a un ritmo muy veloz, casi frenético. Lo que rescato, desde mi fanatismo por los cómics y los universos autocontenidos, es las repercusiones que Flashpoint/Paradox tuvieron en todo el CWverse. La única forma de jugar con estos elementos tan común en los cómics es teniendo un universo interconectado como éste. Un ejemplo claro es cómo John Diggle Jr/Connor Hawke, que ya habíamos conocido en Legends of Tomorrow, ahora forma parte de esta línea de tiempo. Este tratamiento resulta en una traducción bastante fiel de cómo se vive la experiencia narrativa de seguir varias colecciones de cómics. El público lector de cómics, feliz de la vida. Pero he ahí la nueva y más importante “paradoja” a la que deberá enfrentarse Flash y cía.: seguir narrando estas historias que complazcan a los fans de siempre sin alienar al espectador ocasional del show, aquel que le permitió a la serie ser ese éxito de masas y liderar la avanzada de DC en la televisión.

Calificación:

Trailer del próximo episodio:

 

Seguinos en Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*