¿Por dónde empiezo a ver las películas de Pixar?

La década de 1990 fue una de las mejores de la historia para la animación. Disney pasaba por su “renacimiento”, con películas como La Bella y la Bestia (1991), Aladdin (1992) y el Rey León (1994) que cautivaban por igual a la crítica, al público y a la Academia (generalmente por sus canciones, pero La Bella y la Bestia fue la primer película animada en recibir una nominación a mejor película). En televisión, Warner producía brillantes productos como Tiny Toons, Animaniacs,  y Batman: La Serie Animada (que también nos dio la excelente película Batman: La Máscara del Fantasma). Los Simpson pusieron en discusión la idea de que la animación era necesariamente infantil y conquistaron el prime time. Pero la que sería tal vez la película animada más revolucionaria desde Blancanieves estaba todavía por llegar, y lo que es más extraño, sería obra de una pequeña empresa, otrora unidad de negocios de Lucasfilm, cuyo negocio hasta ese momento era proveer de tecnología de animación a Disney.

La película, por supuesto, es Toy Story, primer largometraje de Pixar y el primero realizado íntegramente en computadoras, sin ninguna técnica de animación tradicional. La historia de los juguetes fue dirigida por John Lasseter, un ex animador de Disney, e inició una larga racha de éxito tanto comercial como artístico para la incipiente productora: entre 1995 y 2010 estrenó 11 películas, todas ellas “Certified Fresh” en el agregador de críticas Rotten Tomatoes (de hecho, con la excepción de Cars, todas recibieron más del 90% de críticas positivas), a la vez que recaudaron miles de millones de dólares en la taquilla (¡por no hablar de merchandising!). Opacada por el éxito de su proveedora de tecnología, en 2006 Disney terminó comprando a Pixar por 7400 millones de dólares, lo que llevó a John Lasseter a dirigir el mismo estudio del que fuera despedido dos décadas antes.

Para los cinéfilos que quieren incursionar por primera vez en la animación como adultos, Pixar es una cita más que obligada. Pero habiendo estrenado 16 películas (17 con Buscando a Dory, la secuela de Buscando a Nemo), puede que algunos espectadores estén desorientados para elegir un buen punto de entrada. Afortuntadamente, Era Nuestro Planeta siempre está dispuesto a ayudar.

La Trilogía Toy Story (1995, 1999, 2010)

Toy Story

Los últimos años de Pixar son algo irregulares, por lo que mi recomendación sería empezar por el principio. Toy Story era una película destinada a ser revolucionaria desde el momento que se concibió: en 1995, la sola idea de un largometraje animado enteramente en computadoras era innovadora. Pero si ese fuera su único mérito, Toy Story hubiera pasado a la historia como una mera demostración tecnológica. En cambio, es una de las historias más memorables del cine. Una historia perfectamente construída, personajes con los que nos identificamos instantáneamente (pese a que se trata de objetos inanimados, y a que sus creadores no tuvieron miedo de darles defectos reales), y todo contado a través de una animación maravillosa que jamás habíamos visto antes. Y todo esto fue logrado sin adherir a una fórmula: Toy Story no se parece a las películas de Disney que dominaron la taquilla y la crítica en la década de 1990 con su estilo de musicales de Broadway. En Toy Story no hay canciones que frenen la historia cada 10 o 20 minutos, toda la atención está depositada en el drama personal de los juguetes, que funciona porque en todo momento nos tomamos en serio lo que les pasa a los protagonistas. No hay ni una pizca de ironía en esta historia.

Pero algo aún más extraño es que Toy Story es una historia que ha mantenido su calidad a lo largo de sus secuelas, estrenadas en 1999 y 2010. Es más, probablemente las secuelas incluso sean MEJORES que la original. Pensemos por un segundo que ni siquiera la trilogía de El Padrino consiguió ese nivel de aclamación. Por todo eso, no concibo mejor punto para zambullirse en la mitología de Pixar que esta trilogía.

Ver: Trailer Retro: Toy Story (1995)

¿Por donde sigo?

La época dorada de Pixar fue entre 1995 y 2010. En 2011 Pixar tuvo su primer fracaso crítico (Cars 2), y en 2015 su primer tropiezo comercial (Un Gran Dinosario), y la mayoría de sus películas desde entonces no han sido tan bien recibidas como las anteriores. En la época clásica es difícil errarle. Personalmente mis tres películas preferidas son Ratatouille (2007), Wall-E (2008) y Up (2009), esta última nominada al Oscar a Mejor Película (perdió contra un título que no viste ni recordás). Las dos más flojas del período tal vez sean Bichos (1998), un homenaje a Los Siete Samurais de Akira Kurosawa, y Cars (2006), aunque hay que aclarar que esta última es (por mucho) la más redituable en venta de merchandising. Evidentemente a los chicos les encanta, así que ¿quién soy yo para decir que no es una buena película?

Recomendación: date una vuelta por el Top 5 de Pixar publicado por Era Nuestro Planeta. ¡O escuchanos discutir entre nosotros el armado de ese mismo Top 5 en el programa de Era Nuestro Planeta!

Otros “Por Dónde Empiezo?”:

Películas de X-Men

Universo Cinematográfico Marvel

 

Seguinos en Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*